miércoles, octubre 05, 2011

Llevaba 3 años leyendo el blog de una chica de mi edad que a los 30 descubrió que tenía un bultito en su pecho izquierdo.
Hasta aquel entonces había llevado una vida tranquila: Tenía un trabajo que le gustaba, una óptima relación con su madre, acababa de empezar desde hace 6 meses a salir con un chico al que llamaba "Alguien" en su blog.
Y de golpe su vida se paralizó.

Contaba todo lo que le ocurría día a día, la quimio, las operaciones, las revisiones.
3 años luchando con uñas y dientes, sin perder la ilusión y la esperanza, sin dejar de hacer planes.

Ella quería abrir una casita rural y seguir adelante con su pasión, que era la apicultura. Le ponía nombres de mujer graciosos a los panales y había diseñado unas etiquetas para los tarros de su miel con un nombre que era una mezcla del suyo y el de su novio.
Aún estando en el hospital en sus condiciones, hace 6 meses pujó por la compra de una casa de campo para, si algún día mejoraba, hacer realidad su sueño.

Desde hace unos meses nos dio a entender que tarde o temprano nos dejaría.
Cuando nos contaba que en las revisiones salían continuamente más cosas malas, cuando nos decía que su última esperanza era convivir con la enfermedad... sabíamos que esto acabaría así. Cuando de oncología la pasaron a cuidados paliativos, nos temimos lo peor.

Pero ella seguía escribiendo con esa alegría y esa chispa que a tantos nos cautivó.
El 15 de agosto se casó en la capilla del hospital con su "Alguien".
Contaba en su blog que habían elegido esa fecha porque así el día de su aniversario sería festivo para siempre y además coinicidía con el cumpleaños de su hermano pequeño, fallecido años atrás en un accidente laboral.

Organizó su boda en 3 días y cuidó hasta el mínimo detalle: El vestido de novia, la tarta nupcial coronada con unas figuritas de Superman y Blancanieves, el cocktail a las puertas de la iglesia, los adornos de la silla de ruedas que necesitaba porque no podía andar mucho tiempo sin cansarse... Compartió con todos nosotros todos los detalles de la boda y un periodico publicó en su web un album de fotos y el video del evento y me emocioné al verlos.
Ella soñaba con su luna de miel fuera del hospital, pero mientras tanto las enfermeras les habían preparado una habitación con una cama doble para que, por lo menos, pudiesen dormir juntos esa noche.
Al verlos tan sonrientes y felices, por un momento pensé, creí, confié en que pudiese obrarse el milagro.

Ayer entré en su blog como cada mañana para saber cómo le iba y la única novedad que había eran miles de mensajes en un último post en el que contaba que había ido un equipo de un programa de televisión a hacerle un reportaje.
Parecía contenta, busqué el video en youtube y ahí estaba ella, dulce y sonriente, diciendo que en el fondo era una persona afortunada porque a su alrededor había muchísima gente que la quería.

Abrí los comentarios, sabiendo lo que me esperaba: ella ya no estaba.

Había pasado los últimos dos días en coma. Había un mar de comentarios de despedida, de los miles de personas que seguían su blog. Gente para la que, al igual que me sucedió a mi, leer su blog había sido como recibir de golpe una ducha fría: nos despertó.

Desde hace tiempo decidí fijarme con detalle en cada momento de mi vida para disfrutarlo hasta el fondo, sobre todo de los momentos insignificantes, diarios, de cada abrazo y de cada beso, de un paseo aunque sea para ir a comprar el pan y leer su blog ha intensificado ese querer vivir cada momento como si fuera el último.

Descansa en paz, abejita, me has enseñado mucho.

1 comentario:

maba dijo...

me has dejado impresionada y mucho.

una historia de superación y de felicidad pero con un final demasiado triste

tu reflexión es la de todos, lo malo es que sólo nos acordamos de estas reflexiones cuando algo nos mueve la conciencia...pero una buena parte de nuestro tiempo decidimos enfadarnos ya sea con nuestra familia, nuestra pareja, cno el mundo o con nosotros mismos..

o decidimos estar de "malas" porque sí... o...

y lo único que estamos haciendo es perder un tiempo precioso

gracias por contar la historia de esta chica. de verdad que es maravillosa

besos