martes, julio 05, 2011

Imparare nuove lingue

El otro día estaba en una famosa fiesta romana que se organiza por estos lares, con la familia de Él al completo.
Pasamos bastante tiempo todos juntos y aunque aquello era una marabunta, después de comer algo pudimos sentarnos a tomar un café y charlar un poco.

Desde que estoy aquí no sé cuantas veces me han preguntado por mi gallego, si lo hablo, si lo entiendo, etc.
Debo decir que aunque aún no chapurreo siquiera, entiendo todo bastante bien (si el acento no es demasiado cerrado o no me hablan rápido).
Los primeros días, mientras andaba por la calle, al escuchar al primer grupo de gente que me crucé pensé: ¡cuánto italiano por el mundo! qué casualidad...
Pero no estaban hablando en italiano, evidentemente.
El acento de aquí es bastante "cantado" y la cadencia me recuerda mucho a mi idioma (por no hablar de los montones de palabras que se escriben y pronuncian igual).

El caso es que no toda la familia de Él habla siempre en gallego, pero suelen mezclar frases entre el castellano, sobre todo esas frases hechas intraducibles que todos los idiomas tienen.
Otros intentan hablar en castellano pero después de un rato vuelven al gallego, pero la verdad, no me molesta en absoluto porque lo entiendo, a mis padres les pasa muchas veces.

Me preguntaron si entendía y con toda naturalidad les dije que sí, que cada vez lo entiendo mejor y que me ayuda mucho ponerme a ver la televisión gallega.
Acto seguido mis cuñados (el hermano de Él y su novia) abrieron los ojos como platos, escandalizados... ¡Por Dios! ¿Cómo puedes ver eso??? qué horror...

La verdad es que me causó una impresión muy rara, pues estoy acostumbrada a que Él defienda todo lo gallego con cariño y muchas veces vemos la TVG juntos.
Les dije que todo me parecía muy entrañable, cuando veo las noticias y hablan de cosas que ocurren en los pueblos en plan:
Unos niños que no tienen marquesina donde resguardarse mientras esperan a que llegue el bus del cole.
Un pobre abuelo que murió atragantado en su aldea por culpa de un trozo de pollo.

Qué quereis que os diga, ¡me encanta! Es un reflejo de la vida tranquila que aún llevan aquí en muchos pueblos.
Nada de agresiones en el metro, violencia sobre indigentes, etc.
Hay hasta un programa en el que te cuentan cuánto vale el ganado.
A mí me encanta, pero ese día descubrí que hay una parte de la población que quiere desmarcarse de todo eso, como si fuera cutre o atrasado.

Me da igual que abran los ojos como platos, prefiero mil veces ver eso antes que ponerme a ver las noticias de Telemadrid o lo que es peor, "Sálvame" o programas similares y para estas cosas la tele funciona, cada día aprendo palabras nuevas!


1 comentario:

maba dijo...

de siempre, a mi familia de fuera (todas con padres gallegos) lo que más le podía gustar de la "gallega" (TVG) era.. ver a John Wayne hablando gallego!!! jajaajajjaja

sí, yo también me desmarco pero no de lo que dices, que me encanta, sino de otro tipo de programas que vulgarizan lo que somos, o eso creo.

besos