viernes, julio 15, 2011

Scena muta

Es como definiría el comportamiento de Él cuando su madre dice algo que no viene a cuento.
Hacer "escena muda" o dicho de otra forma, no decir ni "mu".

¿Por qué algunos hombres son incapaces de decirles que no a sus madres?

Incluso cuando lo que están diciendo es algo que no tiene ni pies ni cabeza, ellos se callan.
El otro día, mientras me desahogaba con mi madre por el tema suegra (le cuento algunas cosas que pasan por aquí y la pobre se queda alucinada, creo que no voy a contarle nada más, para que no surjan antipatías XD) me dijo que cuando se casó con mi padre se fueron a vivir a casa de la suegra una temporada mientras encontraban casa y que esa temporada fue un infierno peor que la muerte.


El caso es que lo que le hacía mi abuela es lo mismo que me hace mi suegra, pero de una forma bastante menos sutil.
Y mi padre, a pesar de saber y ver lo que ocurría, se callaba, porque según él estaba "entre la espada y la pared".

"Nunca te posicionarás" debe ser el lema... y me hierve la sangre y se me llevan mil demonios endiablados y rabiosos.

¡¡¡¡¿¿¡¡¡Por qué???!!!!???

¿Acaso te parece normal que tu madre decida venirse a dormir el único fin de semana en que vienen mis padres? ¿teniendo en cuenta que solo tenemos 2 camas de más y que alguien (mi padre) tendría que dormir en un colchón en el suelo? ¿teniendo en cuenta que ni siquiera se conocen y que las dos madres tendrían que compartir habitación?
¿Acaso te parece normal que tu madre decida lo que tengo que cenar?
¿Te parece normal que se pase la vida diciendo esto está sucio, lo otro da pena?

Mi estado zen de momento aguanta, aún no le he puesto una mala cara.

Lo que me pasa ahora es que al tenerla aquí, echo aún más de menos a mi madre.

martes, julio 12, 2011

Vi presento mia suocera

Éstos días ha venido mi "suegra" a pasar un tiempo de vacaciones.
No sé que tiene la palabra "suegra" que me suena despectiva de por sí.

Ella venía todos los años por estas fechas antes de que yo llegara.
El caso es que antes de que decidiera venir este año también, me sentía un poco incómoda.
Por un lado porque no me parecía bien que por estar yo aquí se privara de sus vacaciones de todos los años (estos días aquí eran su único respiro en todo el año, desde hace unos años) por otro lado porque la idea de que se viniera a pasar unos días me daba pánico.

Y es que ya sabemos todos como funcionan estas cosas.
Antes de que yo viviera aquí, ella venía y lo hacía todo. Ahora que estoy yo... ¿quién es "la mujer de la casa"? ¿Ella o yo? ¿Y si soy yo y no le gusta como cocino y como organizo las cosas? ¿Y si es ella y se piensa que soy una comodona que quiero que me lo den todo hecho?
Empecé a marear a Él con preguntas como:

¿Le gusta el pollo?
¿y la pasta?
¿Crees que debería cambiar esto de sitio?
¿Qué deberíamos comprar antes de que venga?

Y venga a limpiar y re-limpiar todo.
Y es que una vez me hizo (literalmente) la prueba del algodón, pero lo hizo de tal manera que ni siquiera llegó a sentarme mal.
Además, ella se dedicó toda la vida a la limpieza, era de esperar (también, qué mala suerte la mía, una suegra especializada en limpieza, ahí, rizando el rizo).

El caso es que tengo dentro una especie de enfermedad que me hace querer recibir a la gente que viene a casa como si estuviera en un hotel. ¿Que desayuna tostaditas de pan integral? Hago un estudio de mercado sobre cuales son las mejores tostaditas integrales que existen y se las presento en gran variedad de formas y colores en una cesta de mimbre moniiiiisima ¿Le gusta tomarse una coca-cola de vez en cuando? Ante la duda compro coca normal, cero, light y sin cafeína.

Vamos a cambiar este cuadro de sitio que hará su habitación más acogedora.

Mi pobre Él estaba acojonado, creo que se sentía como si dos planetas fueran a colisionar delante de sus ojos de un momento a otro y no pudiera hacer nada para impedirlo.

Ahora que ella está aquí, me alegro de que haya venido. Nos apañamos bastante bien entre las dos y si es cierto que ella es un poco "invadente" que diríamos en Italia, (cómo se traducirá?) en cuanto a las cosas de la casa, a mí, sinceramente... ¡me da igual! Es una mujer muy sencilla, muy como mi madre y nos llevamos bien.

Ha cambiado de sitio todo lo que había en los muebles de la cocina. De vez en cuando dice cosas como: "He lavado nosequé, porque estaba un poco sucio" o "estas cortinas piden agua".

¿Vamos a discutir por ello?
Mi nueva mentalidad "zen" me lo impide y sinceramente, ni siquiera me sienta mal, ni una pizca, porque si dicho así puede parecer un incordio, estoy convencida de que no lo hace con mala intención.

De lo que hablaremos en el siguiente capítulo, es de la relación "tu pareja con su madre", a veces puede llegar a ser inquietante y, por qué no decirlo, irritante.

jueves, julio 07, 2011

Le vacanze che vorrei

E all' improvviso la voglia di tornare in Italia.
É vero, ci sono stata con Lui l'anno scorso, quando come due folli abbiamo deciso di andarci in macchina per fare un viaggetto "on road". Si, però... da Firenze in su.

Ho voglia del mio sud, non voglio turismo, ne sfacchinate al sole per vedere cento chiese e mille monumenti. Voglio vivere all' italiana per un po', alzarmi la mattina presto ma non per correre a vedere chissà che piazza o quale palazzo... alzarmi la mattina presto per andare a prendere il cornetto caldo, al bar, quello con la marmellata di albicocche con lo zucchero a velo sopra, che tanto qui in Spagna non sanno mettercela la marmellata nei cornetti (e che ci vuole?).

Fare un giro al mercatino a sentire i fruttivendoli che urlano in salernitano, un salto a piazzetta Tafuri dove giocavo da bambina mentre mio padre stava nel negozio con i miei zii e sentire l'odore di caffè del bar Luna.
Una passeggiata sul lungomare a vedere le famiglie italiane che vanno in giro con il gelato in mano e comprare qualche cianfrusaglia tipo una borsa chanel tarocca o un orologio che tanto fra cinque minuti non funzionerà più.
Andare sotto al balcone della casa di mia nonna, in quel vicolo cieco dove mi affacciavo spesso con la testa fra le sbarre e la nonna che dalla cucina mi gridava "guarda che vai a finire giù, bambolella!" e piangere senza trattenere le lacrime neanche un po', star li per un attimo a sentire come scivolano via, per poi andare a lasciarle un fiore al cimitero e chiacchierare con lei.
Voglio prendere la macchina e andare a Napoli, a guardare il Vesuvio da lontano, come quando tornavamo a Roma la domenica e mamma diceva sempre "guarda, guarda il Vesuvio com'è bello" ed era bellissimo davvero.

E sentire le signore dei bassi che parlano in napoletano e i ragazzi che fanno "ciao bella" e per un momento ci credi veramente, ma tanto lo sai che lo dicono a tutte.
Andare in un supermercato a fare la spesa ed entrare nei negozi e niente... voglio una vacanza così.

Ma in tanto sono qui e non c'è neanche l'ombra di una vacanza italiana quest'anno. Il tempo è brutto anche se siamo a 7 di luglio e la spiaggia e vicina ma nuvolosa.

Ho cucinato la cena per due e aspetto che Lui torni, chissà che non riesca a convincerlo per partire di nuovo come due folli e stavolta gli faccio vedere l' Italia mia.

martes, julio 05, 2011

Imparare nuove lingue

El otro día estaba en una famosa fiesta romana que se organiza por estos lares, con la familia de Él al completo.
Pasamos bastante tiempo todos juntos y aunque aquello era una marabunta, después de comer algo pudimos sentarnos a tomar un café y charlar un poco.

Desde que estoy aquí no sé cuantas veces me han preguntado por mi gallego, si lo hablo, si lo entiendo, etc.
Debo decir que aunque aún no chapurreo siquiera, entiendo todo bastante bien (si el acento no es demasiado cerrado o no me hablan rápido).
Los primeros días, mientras andaba por la calle, al escuchar al primer grupo de gente que me crucé pensé: ¡cuánto italiano por el mundo! qué casualidad...
Pero no estaban hablando en italiano, evidentemente.
El acento de aquí es bastante "cantado" y la cadencia me recuerda mucho a mi idioma (por no hablar de los montones de palabras que se escriben y pronuncian igual).

El caso es que no toda la familia de Él habla siempre en gallego, pero suelen mezclar frases entre el castellano, sobre todo esas frases hechas intraducibles que todos los idiomas tienen.
Otros intentan hablar en castellano pero después de un rato vuelven al gallego, pero la verdad, no me molesta en absoluto porque lo entiendo, a mis padres les pasa muchas veces.

Me preguntaron si entendía y con toda naturalidad les dije que sí, que cada vez lo entiendo mejor y que me ayuda mucho ponerme a ver la televisión gallega.
Acto seguido mis cuñados (el hermano de Él y su novia) abrieron los ojos como platos, escandalizados... ¡Por Dios! ¿Cómo puedes ver eso??? qué horror...

La verdad es que me causó una impresión muy rara, pues estoy acostumbrada a que Él defienda todo lo gallego con cariño y muchas veces vemos la TVG juntos.
Les dije que todo me parecía muy entrañable, cuando veo las noticias y hablan de cosas que ocurren en los pueblos en plan:
Unos niños que no tienen marquesina donde resguardarse mientras esperan a que llegue el bus del cole.
Un pobre abuelo que murió atragantado en su aldea por culpa de un trozo de pollo.

Qué quereis que os diga, ¡me encanta! Es un reflejo de la vida tranquila que aún llevan aquí en muchos pueblos.
Nada de agresiones en el metro, violencia sobre indigentes, etc.
Hay hasta un programa en el que te cuentan cuánto vale el ganado.
A mí me encanta, pero ese día descubrí que hay una parte de la población que quiere desmarcarse de todo eso, como si fuera cutre o atrasado.

Me da igual que abran los ojos como platos, prefiero mil veces ver eso antes que ponerme a ver las noticias de Telemadrid o lo que es peor, "Sálvame" o programas similares y para estas cosas la tele funciona, cada día aprendo palabras nuevas!