viernes, septiembre 25, 2009

Una vez alguien me dijo que amar de verdad significa desear con toda el alma que otro ser sea completamente feliz, aunque la única forma de alcanzar esa felicidad sea sin nosotros.

Me parece que esta reflexión describe un sentimiento que no siempre es aplicable al enamoramiento puesto que, cuando estás enamorado, lo normal es desear estar con la otra persona todo el tiempo posible.
Porque tu propia felicidad y tu bienestar dependen de ello.


El amor "romántico" casi siempre es egoísta...

martes, septiembre 15, 2009

4

Passano gli anni.
Sembra una frase cosí stupida e banale che forse non vale neanche la pena scriverla, ma un giorno guardi indietro e .. toh! È passato veramente tanto di quel tempo che ti stupisce come mai non te ne sei accorta "nel mentre".
Quattro anni e adesso ripenso a tutto questo tempo e l'unica cosa che mi viene in mente é la parola "perso".

Anzi no.
Anche la parola "soffrimento"
e "ansia"
e "vuoto".

Settimane passate a dormire su una sedia.
Telefonate all'alba, corse all' ospedale.
Fare cose che non mi spettano, per persone che non mi riguardano, a cui non interesso minimamente.

Ma chi cavolo sono io? Una versione moderna di Madre Teresa?

Mentre facevo la personcina premurosa, mentre mi sbattevo avanti e indietro, mentre trattenevo le lacrime quando, dopo tutte le mie attenzioni, mi mandava a quel paese per niente, per poi chiedermi scusa, per poi mandarmi di nuovo a quel paese. Mentre giravo da sola per le vie di quella cittá che non mi apparteneva... io perdevo.

Perdevo la stima in me stessa.
Perdevo la voglia di andare avanti
Perdevo i sogni.
Perdevo tutto, a cambio di cosa?
Un amore che non ricambiavo.

E la prova di tutto ciò è che, anche se la decisione è stata dolorosa, lui non mi manca, neanche un po'.

Sono molto arrabiata con me stessa e mi prenderei a calci nel sedere... se potessi.

C'è qualcuno che vuole farlo per me? Offro in cambio un caffé.
Grazie.

Adesso va un po' meglio.

lunes, julio 27, 2009

Autoconvencimiento

Hay un mecanismo en mi cabeza gracias al cual soy capaz de autoconvencerme de cualquier cosa.
Tal cual.
Yo creo que es una especie de defensa que hace que, cuando se tuercen las cosas, mi cabeza decida que en cierto modo es mejor así.
También podría llamarse auto-engaño, supongo.

Es como la capacidad de recuperación que tengo cuando me pasa algo malo.
Después del palo inicial mi cabeza empieza a darle vueltas al asunto a una velocidad vertiginosa y en cuestión de poco tiempo ya he conseguido amortiguar el golpe.
Porque NECESITO sentirme mejor y mi mente fabrica mil excusas y motivos para que deje de doler.

Supongo que ninguna de estas cosas es buena porque hay que vivir el duelo, hay que sufrir para poder sentirse bien luego, hay que llorar si hace falta y sentirse como un trapo de vez en cuando, es ley de vida.

Yo llevo tan mal las sensaciones de no tener control sobre mi vida y mis actos (cuando siento algo muy especial por alguien por ejemplo), llevo tan mal el sentirme angustiada (cuando estoy pendiente de una respuesta, por ejemplo), llevo tan, tan mal el sentirme insegura (cuando no me hablan claro, por ejemplo) que soluciono todo esto autoconvenciendome.

Me autoconvenzco de que todo saldrá bien por motivos que muchas veces no tienen lógica.
Me autoconvenzco de que a la persona a la que quiero en realidad no la quiero tanto, en realidad sí puedo vivir sin ella... es más ¡estoy mejor sin ella!
Me autoconvenzco de que a fin de cuentas yo tampoco hablo tan claro a veces y eso no significa nada.

Y no.
Las cosas no tienen por qué salir bien siempre. Es imposible que lo hagan.
Cuando quiero a una persona... joder, la quiero y punto. Y no, no estoy mejor sin ella.
Y sí, sí que significa algo cuando no hablo claro: significa que tengo dudas.

Así que mi próxima meta es intentar aceptar las cosas como son sin auto convencerme ni engañarme.

Porque las cosas se tuercen y toca sufrir.

Por mucho que reniegue, siempre volveré a sentir algo especial por alguien.
La gente en general tiene dudas, incluso sobre mí.

miércoles, julio 22, 2009

Consejos

Consejo: opinión o parecer que alguien da o recibe acerca de su conducta futura.

Hay personas que no entienden bien cuál es el concepto de la expresión "consejo".
Un consejo es algo que puedes escuchar, aceptar y seguir o algo que puedes escuchar y no seguir. Incluso puedes pasar de escucharlos en determinadas ocasiones.

Qué manía con reprochar no haber seguido los consejos.
Los consejos son eso: opiniones. De lo contrario se llamarían "ordenes".

No se puede pretender que automáticamente, al recibir un consejo, el parecer de quién te lo da sea ejecutado como una orden...

viernes, febrero 06, 2009

Sushi para principiantes*

Sábado noche, reunión con las "chicas" para ponernos al día y como siempre, probar algún restaurante nuevo.
Toca sushi, aunque, todo hay que decirlo, sushi-trampa, puesto que ahí no había nada crudo excepto algún que otro cachito de atún despistado y diminuto.
SushiOlé... el nombre ya lo dice todo sobre lo fiel a la comida japonesa que pude llegar a ser esta franquicia, pero aquí ninguna es experta en eso.

La verdad es que en estos casos la comida suele ser lo de menos, como mucho puede llegar a ser motivo de risas cuando después de masticar durante 15 minutos "el aperitivo", descubres que lo que estás intentando ingerir es un trozo de piel de salmón frita, con escamas y todo.
Mejor no preguntar, ya lo digo yo siempre.

Una mamá/ama de casa, una secretaria, una bióloga y una diseñadora gráfica poniéndose al día delante de un barquito de madera lleno de... vete a saber qué.
No penseis en "Sexo en NY", nosotras no tenemos tanto glamour ni dinero para llevar zapatos tan caros.

V. nos habla sobre los progresos de su hijo de tres años y el orinal.
Desgraciadamente aún no ha conseguido quitarle los pañales y la cosa va para largo. Es lo más indicado durante una cena en la que no tienes ni idea de qué es lo que estás comiendo.
Supongo que V. no ha caído en la cuenta de que, cuando no tienes hijos, intentas evitar los temas escatológicos en la mesa.
Pero, hey, somos mujeres adultas, podemos hablar de esfínteres y comer al mismo tiempo ¿no?

Y quién nos iba a decir a nosotras hace unos años que tendríamos una conversación de este tipo, cuando la misma V. aseguraba, tras la ruptura con el enésimo ex, que lo único que quería era morir en algún rincón, vodka con limón en mano.
Ahora que no hace más que repetir "soy madre, no puedo hacer eso" e incluso ha empezado a vestir de manera sobria, parece mentira que haya sido un pendón desorejado en el pasado y cuando se lo recuerdo nos morimos de risa.

En vistas de los últimos y desastrosos acontecimientos lo necesitaba, porque aunque no sea capaz de contarles mis desgracias buscando consuelo, siempre salgo de nuestros encuentros con las pilas más cargadas.

Ya ha pasado un tiempo prudencial... Otra Taza de Café vuelve a ser un blog libre :)

*es el título de un libro de Marian Keyes