martes, septiembre 30, 2008

¿Es vergüenza ajena?

¿Por qué cuando por ejemplo voy en mi coche escuchando la radio y dan paso a las llamadas en las que los oyentes exponen sus opiniones, el 80% de las veces tengo que bajar el volumen para no oírlas, o cambiar de emisora?
No lo puedo evitar, sobretodo cuando se nota que el locutor tiene que cortar la llamada por falta de tiempo o interés general y la persona sigue y sigue hablando y se va por las ramas contando y empieza con esas cosas con las que no puedo, como enhorabuena por el programa, lo escucho todos los días y me encanta, soy fan y blablabla... y al final lo acaban cortando de malas maneras.

Lo mismo me ocurre con los programas en los que hay conexión con algún lugar lejano y el corresponsal no oye lo que se dice en plató y habla y habla y no se da cuenta de que le están cortando y los espectadores siguen viendo en una pantallita pequeña, detrás del presentador, a esa persona que sigue hablando y gesticulando.

Lo preocupante es que no sólo me pasa con estas cosas, me ocurre también con las películas y las series.
Cuando veo que el protagonista está a punto de meterse en una situación vergonzosa, no puedo seguir mirando!
Por ejemplo cuando se ponen a cotillear en cajones ajenos y tú piensas "te van a pillar", y efectivamente le acaban pillando y evidentemente no hay excusa que valga porque los cajones no se abren solos.

Tengo que hacérmelo mirar.

viernes, septiembre 26, 2008

Noticias frescas sobre el caso de las abuelas clonadas

La chica me ha contestado muy amable y alegremente diciendo que vaya cosa tan graciosa nos ha pasado. Su abuela, casualmente, se llama igual que la hermana de la mía, pero claro, eso no es nada extraño teniendo en cuenta la cantidad de "Marías" que hay en el universo.
Además, tenemos relación con mi tía abuela y ella no tiene nietos.

Que seamos familia es difícil, pues ellos son de Bologna de toda la vida y mi familia por esa parte es toda de Nápoles.

Así que, simplemente, su abuela es un doble de la mía o viceversa.

Lo raro es que ella no me ha pedido que le mande una foto, aunque sí que sigamos escribiéndonos.
No se la mandé en el primer mensaje porque no sabía cómo iba a reaccionar, no sé, no quería asustarla, pero ahora que me ha contestado estoy por enviarsela, para que alucine un rato.

Dios mío, tres actualizaciones en tres días... esto podría suponer el fin del mundo tal y como lo conocemos.

jueves, septiembre 25, 2008

Comunicazione di servizio

A volte i desideri si avverano.
Tutto qui.

miércoles, septiembre 24, 2008

Casualidad

Ayer, en un rato de aburrimiento, me puse a cotillear fotos en Flickr.
Es uno de mis pasatiempos tontos preferidos, voy saltando de cuenta en cuenta pinchando en los comentarios o busco directamente alguna palabra o algún lugar.

El caso es que, en una de esas, pinché en el nombre de un usuario y acabé en la cuenta de una chica italiana que hace complementos artesanales.
Esas cosas me encantan, así que me puse a mirar todas las fotos desde el principio... hasta que llegué a una foto que me dejó de piedra.

Según ponía en la descripción, las personas que aparecían en la foto eran sus abuelos.

Eso no tendría nada de curioso si no fuera porque la mujer era exáctamente igual a mi abuela, y cuando digo exáctamente igual, me refiero a que podrían ser clones perfectamente: mismos rasgos, mismo pelo, mismos dientes, la media sonrisa tan característica... incluso el tipo de ropa que llevaba la mujer en la foto era igual a la ropa que solía llevar mi abuela.
Tan igual era que le enseñé la foto a mi hermana y me preguntó qué hacía esa foto de la abuela en internet y quién era el señor que estaba a su lado.
Si mi abuela no hubiese muerto hace tantos años habría jurado que era ella.

Qué casualidad que con todos los usuarios que hay en Flickr, con todas las fotos que hay para ver, haya caído justo en esa foto...

Y ahora me estoy pensando si escribirle o no a la chica... aunque no sé muy bien qué le diría.

lunes, septiembre 08, 2008

Evidencias

Cuando vas caminando por la calle y un anciano se te acerca para susurrarte en tono lascivo las palabras: "Salvaje bonita", te das cuenta de que... es hora de volver a alisarte la melena.

miércoles, septiembre 03, 2008

Cosas que hice la semana pasada

. Disfrutar de una enorme cama de matrimonio, sólo para mí.
. Recolectar moras, con pinchazos incluídos.
. Visitar Comillas.
. Bañarme en el Cantábrico.
. Dejarme arrastrar por las olas.
. Jugar a las palas en la orilla.
. Visitar San Vicente de la Barquera.
. Dejar que una niña de 12 años me pintase florecitas en las uñas.
. Pasear por el monte y fotografiar vacas.

. Recordar qué son las hortigas.
. Visitar Cabárceno y elegir a las girafas como mi nuevo animal preferido.
. Alojarme en un "pueblo" de 50 habitantes.
. Descubrir que allí no había cobertura y disfrutar de ello.
. Conducir 26 km para comprar el desayuno.
. Visitar Santander.
. Comprender que no se puede luchar contra la humedad y por consiguiente:
. Dejarme el pelo en su estado natural.
. Vivir en chanclas.

. Comer helado de pistacho.
. Ponerme morena.

. Darme cuenta de que no necesito ni la mitad de las cosas que tengo.
. Pensar que podría vivir perfectamente en un pueblo de 50 habitantes.
. Leer "Sabor a Chocolate" de José Carlos Carmona.
. Echar de menos a quién no debo.