martes, enero 29, 2008

10 cosas que nunca hice

1) Enrollarme con un tío con la simple finalidad de enrollarme con un tío.
2) Emborracharme hasta vomitar.
3) Esquiar
4) Decirle "te quiero" a algún miembro de mi familia/amigo
5) Decirle a J. que aunque hayan pasado mil años desde que lo dejamos, no pasa un día sin que me acuerde de él.
6) Ahorrar
7) Quedar con algún desconocido que haya leído este blog
8) Usar autobronceador
9) Comido caracoles
10) Conducido un ciclomotor

Pues sí, llenemos el vacío con post simples.

Y vosotros, ¿qué no habeis hecho nunca?

viernes, enero 25, 2008

Auto análisis

En los últimos días tengo una sensación que no sabría muy bien como describir, pero creo que si lo tuviese que definir con palabras, lo que más se acerca es "vacío".
No sé muy bien por qué estoy así y eso es lo que más rabia me da... sentirme "rara" y no saber detectar el motivo.
Porque saber el motivo es tener la solución y de momento ni uno ni lo otro, sigo aquí ausente, sin saber si ir o venir, sin ideas claras, sin ganas.

Analizando un poco los últimos días no hay nada que haya cambiado, nada malo ha pasado, no he discutido con nadie, nada de nada.

Será precisamente eso, que no pasa nada de nada?
¿No debería sentirme así si supiera qué es exáctamente lo que quiero que pase?

Ahora no espero nada, en estos momentos mis expectativas están a cero patatero.

Será eso, sí...

jueves, enero 17, 2008

Incomprensión

Tengo dos compañeros de trabajo que no se entienden cuando hablan.
Cuando digo que no se entienden no me refiero a que no entiendan lo que quiere decir el otro ni que tengan dos puntos de vista diferentes, me refiero a que no comprenden qué palabras se dicen mutuamente.
Y eso que hablan el mismo idioma.

Y aquí estoy yo de traductora.

Sujeto A: ¿Era correcto el número de teléfono que te pasé ayer?
Sujeto B: (le mira con cara de pez) ¿mmm?
Sujeto A: que si era correcto el número de telefono que te pasé ayerrr
Sujeto B sigue con la cara de desconcierto.
Sujeto A me mira con una ceja levantada.
Miro al sujeto B y repito: Que si era correcto el número de teléfono que te pasó ayer.
Sujeto B: (se le ilumina la cara) Ah, sí, por fin pude contactar.
Sujeto A: (cara de pez) ¿Cómo?
otratazadecafé: Ha dicho que sí, que pudo contactar

Se miran de reojo, me miran... y se va cada uno a su sitio.

(????)

miércoles, enero 02, 2008

...and a happy new year?

El 2008 lo empecé de forma estresante, como todos los años.
Tomando las uvas con mi familia y una tropa de vecinos, porque según dicen, en estas ocasiones cuantos más se junten mejor.
Estábamos tan tranquilos jugando al Trivial, ya tenía en mi poder 4 quesitos y a mis hermanos de morros, podía leer en sus caras la idea de empezar a hacer trampas... cuando llegó la marabunta.

Un minuto antes de la campanadas, el marido de J. andaba en la cocina de mi casa pelando y "despepitando" sus uvas mientras su mujer le gritaba desde el salón que se diera prisa, a la vez que fulminaba a su suegra con la mirada porque ya estaba masticando algo que se parecía sospechosamente a una uva.
No se puede empezar el año tranquilamente, no.
Hay que embutirse de uvas después de una cena de tres horas, quedarse sordo con los petardos mientras ves a los gatos correr a esconderse con las orejas plegadas y el pelo de punta, cuando todo el mundo mastica, babea y farfulla "feliz año nuevo", los niños preguntan a grito pelao si pueden tomar un poquito de cava y todo el mundo se agacha para esquivar el tapón de la botella...

En mi casa, a pesar de que en nuestro país lo de las uvas no se sabe ni de que va, adoptamos la tradición de tomarlas hace años. Creo que fue a raiz de una nochevieja en Badajoz. Aún me pregunto a estas alturas de la película qué se le había perdido a mi familia en Badajoz como para pasar allí una nochevieja, si no conocemos a nadie de allí.
El caso es que dejamos la simple y tradicional cuenta atrás italiana que culmina en beso y brindis, por el paripé de las uvas que, según mi madre, es mucho más entretenido.

Y todos los años, mis padres compran esas uvas gigantes que más que uvas parecen ciruelas, llenas de pepitas infinitas, con esa piel gruesa y crujiente, nada de uvitas tipo moscatel no, nuestras 12 uvas apenas caben en los vasos de plástico que usa mi madre para repartirlas, te las podrías comer a mordiscos si quisieras... o si te diese tiempo.
Y no contentos con todo esto, intentan obligarte a comer una cucharada de lentejas estofadas, porque en Italia en fin de año lo que da suerte son las lentejas.
Una cucharada de lentejas después de las uvas... puag!

Propósitos para el año nuevo: terminarlo con TRANQUILIDAD.

-------------------------------------------------------------------

Esta mañana he dado un paseo por los blogs que leo habitualmente (son muchísimos, una cantidad industrial... pero no me dejo ver en la mayoría de ellos, simplemente leo) y me he dado cuenta de que el 2007 ha sido una porquería de año para muchísima gente.

Pero qué pasa con el 7 ¿no se supone que es por excelencia el número de la buena suerte?