lunes, octubre 29, 2007

De Cine

Señores directores de cine ¿no opinan que ya viene siendo hora de cambiar el guión? ¿No se aburren de hacer siempre lo mismo?

De verdad que lo sabemos, sabemos que cuando alguien se encuentra en el suelo y susurra "tengo frío", probablemente lo próximo que veremos será la escena de un funeral.
Da igual si estás viendo una comedia, un drama, una película de terror o de suspense... Si alguien está tendido en el suelo o en una cama o en cualquier otro lugar y dice con un hilo de voz "tengo frío" puedes apostar a que el personaje en cuestión no tardará en morir. Es inútil que quién lo acompaña le diga "te pondrás bien y el año que viene iremos a pescar a ese lugar donde siempre quisimos ir", es más ¡eso empeora las cosas!
Da igual de que muerte esté muriendo, si le han pegado un tiro, se ha tirado por una ventana, le ha atropellado un coche... incluso si lo que le pasa es que acaba de salvar a dos gatitos persas de un incendio y está medio carbonizado, tiene frío.

También sabemos que cuando alguna de esas damas encorsetadas tose con insistencia y cuando se le pregunta sobre esa tos contesta que "no es nada", la próxima escena que veremos será una cama con dosel y el médico de turno sacudiendo la cabeza.
(Esta escena es aún más previsible si anteriormente la mujer en cuestión ha estado expuesta durante más de un minuto a la lluvia)

Sabemos que toda mujer que muestre aunque sea un síntoma de leve mareo, dará positivo en el test de embarazo.

También sabemos que cuando alguien se despide haciendo hincapié en que volverá y todo el cine murmura "este no vuelve", esa persona, efectivamente, no vuelve.

Que a quién le de por cocinar por primera vez, se le quemará el asado.

Que cuando dos personas se ven obligadas a trabajar juntas y se odian a muerte, al final acaban siendo los mejores amigos.

Que el 80% de las veces en que los protagonistas se acuestan al principio de la película, a la mañana siguiente uno de los dos se habrá ido sin dar explicaciones.

Que cuando la protagonista es el patito feo de la situación, tarde o temprano se convertirá en un cisne. Se ve que en eso del cine lo de la mona que se viste de seda y mona se queda, no es aplicable.

Sabemos que cuando dos personas llevan toda la película tonteando y se caen al suelo, ya sea durante un tiroteo, una guerra, un terremoto, debajo de un tornado o cualquier otra situación desastrosa, y "casualmente" acaban uno encima de otro, lo siguiente que veremos será la escena beso. ¿Es que no pueden besarse como las personas normales? ¿Tiene que haber un accidente para que se besen?

También que cuando dos personas que se gustan hacen el ademán de ir a recoger a la vez algo que se ha caído al suelo, en ese preciso instante se darán cuenta de que se han enamorado. Se ve que la cercanía del suelo favorece al beso, porque de lo contrario no me lo explico.

Que en las películas de miedo es inútil que intenteis hacernos creer que el malo ha pillado al protagonista y va a matarlo ¿creeis que no nos llega el coco para darnos cuenta de que si os cargais al prota, se acabó la película?

¿Tan difícil es inventarse otras cosas?

Ah, y ya está bien de no cerrar como Dios manda la tapa de la batidora!

martes, octubre 16, 2007

Vacanze Italiane

¿Dónde iba a ir yo de vacaciones, sino a Italia?

Mis impresiones sobre mis vacaciones son negativas y positivas, todo en uno.
Positivas porque vi muchos lugares preciosos que no conocía, negativas porque en todo el tiempo estuve allí no dejé de sentirme nostálgica.
Es como si aceptara ahora que cada vez que vuelva no será como antes, cuando iba a casa de mi abuela, el único lugar que, como ya he dicho alguna vez en este blog, he considerado siempre como "mi casa".

En cambio conseguí hacer todo el recorrido que me había propuesto sin saltarme nada y, entre otras cosas, ya nadie podrá decirme escandalizado: ¿¿¿¿eres italiana y no has estado en Venecia????

Todo lo que yo pueda decir sobre Venecia se ha dicho ya demasiadas veces, es un lugar mágico, surrealista, increíblemente especial y a pesar de lo que digan (que si huele mal, que si es decadente, que si los mosquitos y las ratas) merece la pena ir por lo menos una vez en la vida, aunque sólo sea para tener opinión propia.

Por otro lado, descubrí el corazón de la Toscana, otra asignatura que tenía pendiente, y me he enamoré.

Visité la cuna del vino Brunello: Montalcino.
Me di un baño en el Lago Trasimeno.


Me pararon los Carabinieri a las 2 de la mañana en los alrededores de un pueblo perdido en el campo y los dejé con los ojos como platos cuando les dije que venía desde Madrid.

Tomé cafés solos y capuccinos a montones.

Me sorprendí a mí misma echando de menos los horarios españoles, una ya no está acostumbrada a que a las 21 ya no te den de cenar en ningún sitio.

Al volver de mi preiplo italiano, me hice un tour por Andalucía, ea! Y me gustó casi todo.

Si os apetece cotillear, estoy subiendo algunas fotos de mi viaje en Flickr.

Y después seguiré con mi intento de sobrevivir al gripazo que llevo encima.



P.d.: y encima mañana cumplo 29, socorrooooo :(