miércoles, agosto 22, 2007

Mi turno

Estos días están llenos de planes, de mapas, de estudio, de espera, de ilusión, de guías, de listas, de indicaciones, de compras, de ansiedad, de reservas, de trayectos y de ganas.

Planificar cosas nunca me ha dado suerte, pero esta vez no lo puedo remediar: yo me veo con mis sandalias blancas paseando sobre los adoquines, comprando sellos, escribiendo postales en la mesa de alguna cafetería.

Sólo faltan dos días, tiempo para saborear lo que vendrá, porque ya sé de antemano que una vez allí el tiempo pasará volando.

Estaré casi un mes fuera, pero no os hagais ilusiones, en cuanto vuelva lloverán spam-comentarios y e-mails por doquier.