lunes, mayo 28, 2007

De Niñera

Como está visto, soy la niñera oficial de todo compatriota que decide pasar unos días en esta mi tierra adoptiva.
No me parece mal que la gente salga de su país, que vea mundo, que compare, que aprenda y sobretodo que por fin se vayan quitando de la cabeza que España es todo sevillanas, paella, toreo y olé.

Lo que no me parece tan bien es que yo tenga que hacer de guía turística, porque se me da muy mal.
Puedo traducir, eso sí, pero no me pidas mucho más.

A parte de que muchas veces, la persona o personas en cuestión suelen ser los primos de unos tíos de los tíos de la madre de.... vamos que, parientes lejanísimos a los que: o nunca he visto, o he visto por última vez cuando tanto ellos como yo teníamos una tierna edad no superior a los 12 años.
Por más que les digo a mis progenitores que no me hagan de las suyas con este tema, cada vez que alguien medio-familiar tiene la genial idea de venir, la que acaba paseándolos por Madrid y alrededores soy yo.

Y es como si los viera, en su casa o con sus amigos, de repente iluminados por una bombilla mientras están pensando a qué lugar maravilloso y sobretodo barato pueden ir de vacaciones:
- Anda!!! Ahora que lo pienso!!! si tenemos esos parientes lejanísimos que viven en España, vamos pa'lla!!! Seguro que se alegran y todo!!!

Así que llaman corriendo al "contacto", es decir, a la única persona de la familia que tiene la santa paciencia de estar en contacto con todo el resto.
Luego esa persona llama a mis padres, mis padres se alegran muchíiiiisimo y "por qué no le dices a menganito que aproveche y se venga también" y bla bla bla y mientras oigo esas conversaciones veo ante mis ojos lo que me espera.

Afortunadamente, suelen ser personas bastante agradables, aunque a veces me den ganas de darles un plano del metro y una patada en el trasero, por tiquismiquis.
Y es que, sobretodo con la comida, suelen tener grandes problemas y eso que se supone que España es uno de los lugares del mundo donde mejor se come.

Lo primero que te dicen cuando les preguntas qué quieren ver, es:
"Pues lo típico, qué hacen los españoles un sábado por la tarde?"
Se quedan expectantes, imaginando quizá un tablao flamenco o vete tú a saber qué, mientras yo pienso: "¿un botellón?".

En fin... esta tarde llega mi primo D.
La última vez que nos vimos, él tenía seis añitos, millones de pecas y una mala leche increíble.
Espero que le guste la tortilla de patatas.

lunes, mayo 21, 2007

Meme "remix de lugares"

Tengo un borrador del próximo post-tonto pero todavía no he podido terminarlo, así que, mientras tanto, aprovecharé el meme "remix de lugares" para el que me ha nominado Herel, para actualizar.
Me da la impresión de que nadie sabe exáctamente de qué va este meme y en fin, yo también lo voy a "personalizar".
A falta de ganas de ponerme a averiguar cómo se hace un video con fotos y a falta de fotos propias de todos los lugares que me gustaría incluír, no me queda más remedio que poner las que tengo y quedarme con las ganas de enseñar otros paraísos como Capri con su "Grotta Azzurra" y sus "Faraglioni", Amalfi o algunas zonas de Sicilia.

De izquierda a derecha: el Cabo Touriñán, una playa gallega, el Hotelito Sta. Virginia en portugal y las vistas desde sus ventanas, el Faro da Roca en Azoia.
El Palacio da Pena, el Castelo dos Mouros, vistas de Lisboa desde el Panteón Nacional, una callejuela de Sintra y una playa en Magoito.


Cabo Touriñán IPlaya CarnotaCasal St. VirginiaAzenhas do MarEl faro

Free Image Hosting at www.ImageShack.usFree Image Hosting at www.ImageShack.us
Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Y tachán tachán... a quién nomino yo? Pues voy a nominar a _yh, para que nos enseñe alguna de esas fotos tan bonitas que hace, a Treiral por pura curiosidad y a Javier, para que deje atrás el post triste.

Como siempre, estais en vuestro pleno derecho de pasar del meme olímpicamente.

jueves, mayo 03, 2007

Tres en un burro

Cuando éramos pequeñas, a mi hermana mayor tuvieron que ponerle gafas.
Por lo visto una profesora se dio cuenta de que no conseguía leer la pizarra y la puso en la primera fila.
Aún así, seguía sin leerla.
Es miope y para aquel entonces ya tenía bastantes dioptrías.

El día que volvió de la óptica con sus gafas nuevas de pasta rosa, yo me moría de envidia.
Tonterías de niña, me encantaban las gafas de mi hermana mayor.
Cada dos por tres le pedía que me las dejara, pero ¡horror! no podía ver cómo me quedaban porque cuando las llevaba puestas y abría los ojos, me entraba un mareo horrible y lo veía todo borroso, imposible mirarme en un espejo.
Pero me las ponía igualmente, claro.

"¿¿Y qué?? ¿¿Cómo me quedan??"
Y ella, que sin gafas no ve nada, contestaba:
"Muy bien, estás muy guapa. A ver, abre los ojos"
Yo abría los ojos, un segundo.
"Con los ojos abiertos te quedan mejor todavía"
"Joooooo, yo quiero unas gafas como las tuyas"
"No seas tonta, es un fastidio, luego te las quitas y no ves nada"
"¿¿¿¿Nada de nada????"
"Hombre... algo sí, pero poco"
"¿Pero cómo es eso? No me lo puedo imaginar"
"¿Te acuerdas de cómo pintábamos los árboles cuando éramos más pequeñas? Con un palo marrón abajo y un borrón verde arriba, sin ramas ni nada? Pues, de lejos, así es como veo sin gafas"

Me partía de risa.
Nos poníamos en una ventana por ejemplo y yo le decía que se quitase las gafas.
"A ver, cómo ves ese toldo de ahí en frente?"
"¿Toldo? sólo veo una mancha roja"
"¿Y ese coche de ahí?"
"No lo distingo muy bien. Sé que es azul y es pequeño"

Hasta hace poco, ella ha sido la única y oficial "cegata" de la familia.

Pero hace un tiempo, estando en un restaurante con mi padre y mis hermanos, todos conseguían leer la pizarra con el menú, que se encontraba a escasos metros de nuestra mesa.
Todos menos yo.
Y me decían con los ojos como platos: ¿De verdad que no lo ves? ¿De verdad que no distingues esas letras?
¡Que no! Que sólo veo un borrón.
Bueno, quizá enfocando un poco... entrecerrando los ojos... poniendo cara de oriental... M.... e.... N... u...
Claro, pero eso estaba en mayúsculas.
Lo demás... Lo demás seguía pareciéndome un borrón y no había cara de china que lo evitase.
Pero me dije: Bah, esa pizarra escrita a mano... las mayúsculas he conseguido verlas... para qué me voy a preocupar.

Más adelante, en el supermercado, mi madre me dijo:
"Ves ahí, donde pone "CONSERVAS DE PESCADO" y trae unas latas de atún. En aceite de oliva, no te equivoques"
Y allá que me fui...
...y acabé en el pasillo de las zapatillas, porque eso de "CONSERVAS DE PESCADO" no lo veía.
Pensé: bueno, será la típica "vista cansada", para qué me voy a preocupar.

Después, entré en un bar a comprar unas CocaColas y de repente ví que se acercaba un señor todo decidido y yo pensando: Socorro, y este qué quiere?
"¿Qué? ¿Tú ya ni saludas?"

Era mi ex y yo no le había reconocido.
Y me dije: claro, ahora se ha dejado el pelo largo ¿cómo le iba a reconocer?

Viendo con Mr.N. algunos capítulos de una serie.
Uno de los personajes habla en japonés. Toca leer los subtítulos.
Mr.N: Qué ha dicho?
Yo: mmnnn... pues... la verdad, ni idea
Mr.N: Espera, que rebobino a ver si ahora te da tiempo a leer
Yo: no si... aunque dejes la pantalla fija mil años... No lo veo!!!
Mr.N: !!!!
yo: Qué? Si tú tampoco lo ves
Mr.N.: ya, pero ya sabemos que yo estoy cegato
(Luego me mira como si acabase de hacer un descubrimiento)
Ostrasss, tú también estás cegata!!!

Luego me salté una salida en la autopista por no conseguir leer el cartel y ayer llegué de mi último viaje con un dolor de cabeza horrible, de tanto forzar la vista.

No sé si es hereditario o la culpa la tiene este maldito ordenador y las más de 8 horas diarias que me paso delante de esta pantalla, pero creo que ya es oficial:
no veo tres en un burro.

Y ahora ya no me hace tanta ilusión lo de las gafas :(