lunes, enero 15, 2007

La caja tonta

Después de cenar me tumbo en el sofá a ver un rato la televisión.
Empiezo viendo "Urgencias" en la televisión italiana y en el momento en que lo pongo, una de las doctoras está haciendo punto de cruz en un cadáver al que acaban de extraerle los órganos para la donación. Van alternándose escenas de ella en el quirófano cosiendo y otras en las que sale contándole a la mujer del hombre que ha muerto qué harán con los órganos que acaban de quitarle.
"Sus pulmones y su corazón servirán para los trasplantes"
(Plano de la cara de la mujer llorando)
"Su piel y sus tejidos para los pacientes con quemaduras graves"
(Plano de la cara de la mujer llorando)
"Su hígado, dividido en varios trozos...."

Y digo yo... ¿Qué necesidad hay?
¿Qué necesidad hay de contarle a la pobre mujer en cuantos trozos acabas de descuartizar a su marido?
Y sobretodo: ¿Qué necesidad tengo yo de estar viendo esto?

Cambio de canal.

En otra cadena ponen CSI.
Mmmmm, perfecto.
Seguimos en la misma línea.

Resulta que en Las Vegas acaban de encontrar el cadáver de un hombre que por lo visto se ha suicidado con una sobredosis de heroína, mientras por otro lado, en un espectáculo de magia, ha desaparecido una mujer del público tras el numerito de la caja atravesada por espadas.

Hay que ver lo bien que se lo pasan estos de la criminalistica en el escenario de un crimen, más que un trabajo parece que estén practicando su pasatiempo preferido.
Con sus lamparitas, sus brochitas, sus pinzas, un poquito de spray por aquí, una rascadita a aquella mancha de sangre, una pegatina para recuperar esas células muertas que hay en la alfombra... y esos maletines.
Siempre he querido tener un maletín de esos para organizar mi maquillaje.

Lo que más me asombra de esta serie es la vista que tienen los protagonistas.
Son capaces de encontrar un trozo de diente milimétrico perdido en medio del desierto del Sahara, a la primera ojeada.
Y luego está el tema de los insectos.
Grissom es capaz de decirte quién es el asesino, de qué humor estaba, qué había comido, cómo y a qué hora se había cargado a la víctima y todo esto sólo con mirar a los ojos a una cucaracha.

¿Y cuando los forenses se ponen a hablar con el cadáver que se disponen a descuartizar?
"Mira lo que te han hecho... estabas en el lugar y en el momento equivocados"
"Hola bonita, sé que te han hecho daño, pero no te preocupes, ahora te saco los higadillos y sabremos cómo ha sido"

¡¡¡Pero vamos a ver!!!!
¿¿¿No ves que está muerta???
Si fuese esa buena mujer me darían ganas de resucitar sólo para darte una patada en los huevos.

Cambio de canal.

Me paso un buen rato viendo anuncios en otras cadenas y un trozo de una teleserie de lo más cutre en la RAI que, entre otras cosas, ponen en dos entregas, de modo que si te enganchas, tienes que esperar una semana entera para ver la segunda parte.
¡Qué manía! ¿No pueden hacer una película y ya? En fin...

Cuando vuelvo, el de las cucarachas se acaba de calzar el dedo de un cadáver calcinado para sacar la huella dactilar y me doy cuenta de que por hoy, es suficiente.

Apago la tele y veo un bicho revoloteando por la habitación.
Me pregunto si debería meterlo en una bolsita...

No hay comentarios: