jueves, agosto 03, 2006

Trabajo de oficina

Estoy aquí sentada delante de la pantalla trasteando entre el flickr, los blogs, este blog y varias cositas más y de repente aparece el jefe.
Rápidamente, minimizo todo (santo mozilla y sus pestañitas) y pongo la "ventanita de disimular" es decir, una pantalla de un programa de edición de fotografías, con la foto de una pantalla táctil a medio retocar.
Tiene la manía de rondar por detrás de mi silla e incluso de apoyarse en el respaldo, mientras mira lo que estoy haciendo. Suele irse al rato, quejándose de que voy demasiado rápido con el ratón y se marea.

Jefe: ¿Estás haciendo ese trabajo que te he pedido?
Yo: (¿Qué me habrá pedido? Estoy espesa hoy y no encuentro excusas) MMmmmmMmm... pues... No...
J: Ah. (Hace un amago de irse, pero en el último momento se da la vuelta, pensativo) ¿Y qué estás haciendo?
Y: MmmmmmMm... pues... nada.
J: Ah. Vale.

Y se marcha sin más.
¡Si llego a saberlo no me molesto en disimular!
Definitivamente, los jefes de ahora no son como los de antes.

No hay comentarios: