domingo, agosto 27, 2006

Sono qui!

Siempre he pasado de los consejos de la abuela en plan: no andes descalza que te dolerá la garganta, llévate una chaqueta para los lugares con aire acondicionado, tápate los riñones aunque sea verano, no duermas bajo el ventilador de techo, no te quedes con el bañador mojado, sécate bien el pelo antes de ir a dormir, no te bañes en la piscina si hay viento porque luego al salir te enfrías, etc etc.
Nunca he sido de esas chicas que van a todas partes con una chaquetilla en el bolso por si refresca, como mi amiga P. que el verano en que nos fuimos de vacaciones a su casa de Benalmádena, nos hizo quitar el aire acondicionado del coche porque decía que luego le dolían las articulaciones y eso que fuera había 40º.

Llevo 27 años andando descalza siempre que puedo, incluso en invierno. Durmiendo con el ventilador encendido en verano, procurando que haya corriente en casa cuando hace mucho calor, bañándome en la piscina o en el mar aunque no haga calor y aunque el agua esté helada y yendo a trabajar en tirantes aunque el aire acondicionado de la oficina esté a tope y nunca me había pasado nada.

Pero la abuela tenía razón:
A "ciertas edades" no se puede dormir con el culo al aire si hay corriente, ni bañarse en la piscina de noche cuando no tienes un bañador seco de repuesto.

Lo he comprobado estos días...

No hay comentarios: